Entonces… me acordé de Juno

Ayer tuve la suerte de asistir, como responsable de comunicación de IDtrack, a un Focus Group. Estuvimos cerca de 3 horas reunidos con directores de Logística y Supply Chain de grandes corporaciones del sector alimentario que debatían acerca de las garantías de trazabilidad que las marcas ofrecen al consumidor.

Sentado a mi lado, estaba el representante de Sunny Delight. Un tipo simpático con el que estuvimos hablando divertidos mientras esperábamos el comienzo de la sesión. Cuando se presentó, le di la mano y le saludé y… entonces, me acordé de la película JUNO. Tal vez porque era una conversación distendida le comenté que no era consumidora de su producto pero que, cada vez que veía “su zumo” en los lineales, me acordaba de la melodía y la escena de comienzo de la película ganadora de un Oscar en 2007.

Si tuviera que dar un ejemplo sobre product placement (ubicación de producto), ese sería un buen modelo por lo “encajado” que estaba el producto en el guión y por la repercusión que tuvo la película a nivel mundial. Os invito a ver la escena inicial con la banda sonora original.

Cuál fue mi sorpresa cuando mi interlocutor me dijo que Sunny Delight no esponzorizó el film. Los guionistas lo eligieron libremente y la marca no pagó por aparecer. Juno recuperó su presupuesto inicial de 6,5 millones de dólares en veinte días convirtiéndose en la película que ha recaudado más dinero en la historia de la distribuidora Fox Searchlight Pictures.

Y acabo con un fragmento del guión:

– “¿Cómo has producido suficiente pipí para tres pruebas de embarazo? ¡Es alucinante!”

– “Bebí así como tres toneladas de sunny delight (…) te estoy diciendo que estoy embarazada y tú, alucinadamente, como si nada”.
0 comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *