Entradas

En un visto y no visto

Y así, de sopetón como quién dice, nos plantamos en los últimos días del año. ¡Plas! en un visto y no visto.

Por alguna extraña razón cada vez se me pasan los días, meses y años más rápidamente y, será que la Navidad me pone nostálgica, pero sólo me apetece recordar los cálidos días de verano que quedan tan lejos en el calendario pero tan cercanos, en cambio, en mi memoria.

Este verano llegó a mis manos la novela WONDER de R.J. Palacio. Creo que lo empecé y lo terminé en menos de 48 horas. Me gustó tanto y me enseñó tantas cosas que decidí volver a leerla junto a mi pequeño pre-adolescente. Y así pasamos algunos días de verano: preparábamos una pequeña mochila con un poco de agua y el libro y nos adentrábamos en el bosque dónde descubrimos una casita en lo alto de un árbol. Ese fue nuestro rincón secreto, una biblioteca improvisada en lo alto de un nogal, dónde leíamos la historia de August (un niño de 12 años normal por dentro pero con un rostro fuera de lo común).

August y los demás protagonistas nos enseñaron mucho, discutimos acerca de la vida y la relación entre compañeros pero, sobre todo, imprimió al verano de 2013 muchas horas enriquecedoras que nos unirán para siempre.

Y así me despido de este año especial y lleno de retos personales y profesionales. Como seguro que tendrán que hacer algún regalo navideño, me permito recomendarles este magnífico libro.

¡Feliz entrada en 2014!

En verano, siempre será verano

Un año más empiezan el verano y las vacaciones. El tiempo para uno mismo, para las charlas, para escapar de la rutina, para caminar descalzo sobre la arena, para visitar ciudades lejanas o para holgazanear. Tiempo para alargar los horarios o para abandonar el reloj y saborear cada momento del día y de las noches eternas.

Este verano huiré de frases como “con la que está cayendo” y me evadiré lejos. Quizás no sea el mejor momento para viajar a tierras remotas o para visitar hoteles maravillosos pero, ¡qué más da!

Personalmente, solo necesito estar cerca de mi familia y amigos, una tortilla de patatas, un té helado y un buen libro.

Ahí van dos recomendaciones literarias para este verano:

LA VIDA DESPUÉS (Planeta 2011) de Marta Rivera de la Cruz. Un libro ameno y fácil que narra la historia de Victoria, una chica de treintaytantos que vive en Nueva York: da clase en la universidad, tiene un marido rico y un impresionante ático. Cuando recibe la noticia de la muerte de Jan, su mejor amigo, regresa a Madrid para asistir al funeral. Allí se encontrará con Chloe, antiguo amor de Jan; con su hija, la rebelde Solange; con Marga, su esposa; con su suegra, Shirley… Cuatro mujeres que nunca creyeron que su amistad con Jan fuese del todo sincera.

DIME QUIEN SOY (Plaza & Janés) de Julia Navarro. Una historia intrigante con pinceladas históricas. Un periodista recibe una propuesta para investigar la vida de su bisabuela, Amelia Garayoa, de la que lo único que saben es que huyó de España antes de que comenzara la guerra civil, abandonando a su marido y a su hijo. Se verá así obligado a bucear en el pasado, reconstruyendo la vida de Amelia desde sus comienzos.